Liposucción Papada

Rejuveneciendo tu cuello CIRUGIA DE LA PAPADA

Después del rostro, es el cuello la región que mejor refleja a primera vista el grado de obesidad o de envejecimiento localizado de una persona. El signo más evidente de obesidad a nivel facial y cervical es una cara redondeada que se continúa a nivel cervical con un aumento de volumen graso, conocido clínicamente como papada. Por otro, lado el envejecimiento facial y cervical precoz se manifiesta en el cuello, con la presencia de un exceso de piel evidente, secundario a flacidez muscular o cutánea.

De todos es sabido que el rostro es nuestra carta de pre- sentación y obviamente, la segunda mirada hacia una persona es la región cervical o cuello. De ahí que un aumento de volumen graso importante o “papada”, ade- más de producir una alteración estética a simple vista, hace suponer la presencia de obesidad aunque esta no sea real. Asimismo, una flacidez cutánea marcada en el cuello puede reflejar una edad fisiológica mayor que la real, que hace que la persona se vea de una edad más avanzada, con un detrimento estético en su imagen personal.

Indicaciones de cirugía de la papada
1. Papada verdadera: Aumento de volumen graso cer- vical, sin flacidez cutánea.
2. Papada asociada a flacidez: Aumento de volumen graso cervical, asociado a flacidez cutánea o muscular (presencia de bandas verticales en el cuello).
3. Flacidez aislada: Presencia de exceso de piel en la región cervical asociado o no a una flacidez muscular.

Técnicas quirúrgicas según indicación

1.- Papada verdadera (aumento de volumen graso sin flacidez): La indicación terapéutica es una lipoaspiración ambulatoria y con anestesia local, a través de tres incisiones pequeñas (5 mm.),en lugares poco visibles.
Por no existir flacidez cutánea, la piel se retrae y re acomoda progresivamente, proceso ayudado por el uso de cremas, drenaje linfático, ultrasonido y uso de un modelador. Los resultados definitivos son observables entre dos a seis meses.

2.- Papada y flacidez:
La conducta debe partir por una lipoaspiración como se describió anteriormente, agregando alguna técnica adicional para traccionar la piel o la musculatura flácida, que puede ser:

a) un “Lifting con Hilos Rusos”, que es una cirugía de pequeñas incisiones a través de las cuales se introducen unos hilos en forma de “espinas de pescado”, que producen un estiramiento de la piel de la región cervical en dirección posterior; o b) un “Lifting quirúrgico cervical”, en que a través de un abordaje submentoniano y retroauricular se puede plicar la musculatura flácida en la línea media y además traccionar tanto la piel como la mus- culatura hacia la región posterior; definiendo así mejor todo el contorno submandibular, y dejando cicatrices ocul- tas y poco aparentes.

3.- Solo flacidez: Ante la presencia de flacidez cutánea muscular pura, las alternativas quirúrgicas serán las descritas ante- riormente, es decir, un “Lifting con Hilos Rusos” o un “Lifting qui- rúrgico cervical”, sin la necesidad de realizar una lipoaspira- ción previa. La diferencia entre ambas técnicas es que un “Lifting quirúrgico” permite traccionar además de la piel los pla- nos musculares más profundos y por tanto tendrá un resultado más duradero en el tiempo que un “Lifting con Hilos Rusos”.

El paciente que más frecuentemente consulta por su papa- da es el adulto joven, hombre o mujer, en que su papada le produce un aspecto inestética, haciéndole ver más obeso o de mayor edad de la que realmente tiene. Es aquí donde la Cirugía Plástica ofrece alternativas quirúrgicas asequibles, confiables, seguras, de corta recuperación y de probados resultados, que permitirán a cada uno sentirse mejor consigo mismo y con su entorno.