Otoplastía

Reconstruyendo la personalidad CIRUGIA DE LAS OREJAS

Si bien las orejas pasan más bien desapercibidas a una simple mirada, una malformación congénita o traumática puede marcar la personalidad de un menor, ante las críticas inocentes de sus pares. En etapas posteriores de la vida, como en la adolescencia o en la juventud, se torna más importante la autocrítica, donde estas alteraciones físicas pueden afectar el propio ego y así, la relación con su entorno social.

La cirugía auricular
Las cirugías de las orejas están ya descri- tas desde el siglo XVI, han sido y siguen siendo un desafío constante para el cirujano plástico, debido a diversidad de defectos que estas pueden presentar y a las innumerables técnicas reconstructivas o estéticas a utilizar.
Las malformaciones auriculares son en su mayoría un defecto estético, con repercusiones psicológicas importantes, comprometiendo en algunos casos la función auditiva por ausencia del conducto auditivo externo, que comunica el oído con el exterior.
Por lo tanto, los beneficios de una cirugía auricular pasan por los ámbitos estéticos, reconstructivo y fuertemente en el área emocional.

Técnicas quirúrgicas
Dada la multiplicidad de cirugías y las muchas técnicas existentes para ellas, resulta complejo resumirlas en pocas líneas. En términos generales, las cirugías estéticas auriculares son de carácter ambulatorio, pudiendo ser realizadas con anestesia local o general y habitualmente requieren de sólo un tiempo quirúrgico.
Por otra parte, las cirugías reconstructivas presentan dos situaciones: en el caso de desgarros o heridas, son muy similares a las cirugías estéticas, es decir, ambulatorias y de un tiempo quirúrgico; mientras que las cirugías reconstructivas más complejas, como malformaciones congénitas o secuelas de quemaduras, necesitan hospitalización más prolongada y múltiples intervenciones en varios tiempos quirúrgicos.

Indicaciones para una cirugía auricular

Estética
– Orejas aladas (de “dumbo”).
– Orejas grandes.
– Lóbulo ptosado (senil).
– Asimetría auricular.

Reconstructiva
– Desgarro Lóbulo (aros).
– Heridas o mordeduras.
– Malformaciones congénitas.
– Secuelas de quemaduras.

Finalmente, la cirugía auricular requiere toda la imaginación y arte del equipo quirúrgico, siendo cada caso diferente y un constante desafío para el Cirujano Plástico, que con este resultado espera no sólo reconstruir la oreja malformada, sino que también influenciar positivamente en la personalidad y seguridad del paciente.