Implantes de pantorrillas

Inicio Cirugía y Estética Corporal Implantes de pantorrillas

Un cambio estético para exigentes CIRUGIA DE AUMENTO EN PIERNAS

Una inquietud frecuente de hombres y mujeres, es la corrección de las piernas muy delgadas o asi- métricas, ya sea por causas genéticas o traumáticas. Las piernas pueden ser modeladas a través de técnicas de cirugía plástica, que permiten aumentar su volumen y mejorar su contorno, a través de implantes de silicona creados especialmente para estas áreas corporales.

El aumento del volumen de las pantorrillas es motivo de consulta cada vez más frecuente, por motivos estéticos o reconstructivos. Se practica tanto en mujeres como en hombres, siendo más frecuente en las primeras. La consulta por razones estéticas es la más recurrente, ya que unas piernas muy delgadas o asimétricas limitan a la mujer en su atractivo físico o en la forma de vestir.
Estéticamente no se ve agradable tener unos muslos bien contorneados, con buen volumen, junto con unas pantorrillas delgadas que además hacen ver las rodillas abultadas, lo que empeora el defecto. En muchas ocasiones el pacien- te realiza rutinas de ejercicio para aumentar el volumen de sus piernas, pero sólo consigue aumentar los muslos, posi- blemente porque el volumen de la musculatura de la pantorrilla es menor.

Indicaciones de cirugía de aumento de piernas
1. Corregir piernas estéticamente delgadas de forma constitucional.
2. Corregir piernas delgadas, secundarias a atrofia muscular que no responde a terapia física.
3. Asimetrías de piernas.
4. Secuelas de quemaduras.
5. Secuelas de traumas.

La técnica quirúrgica
La cirugía de implante de pantorrillas es realizada para obtener una apariencia más definida y muscular. Es un procedimiento quirúrgico dirigido a mejorar el tamaño y la forma de los gemelos por las siguientes razones:
1. Mejorar el contorno corporal de una mujer u hombre que, por razones personales, piense que sus piernas son demasiado finas.
2. Corregir una asimetría en el volumen de las piernas tras ciertas enfermedades, quemaduras o traumas.

El método de insertar y posicionar el implante depende principalmente de su anatomía. La incisión, de 2,5 cms., se realiza en el pliegue posterior de la rodilla, tal que la cicatriz sea lo más discreta posible. A través de esta incisión se crea un espacio entre la fáscia y los músculos gemelos, donde se introduce el implante de silicona, que tiene una forma alargada y ovalada, imitando un perfil ideal de unas pantorrillas armónicas con respecto al contorno muscular.

La cirugía generalmente toma entre una y dos horas. Se realiza bajo anestesia local, regional o general, según la preferencia elegida entre el paciente y el Cirujano Plástico. El paciente puede caminar al día siguiente de la cirugía y debe utilizar una media especial de lycra durante un mes, para mantener los implantes en posición mientras se completa el proceso de cicatrización.
Finalmente, la estética de las extremidades inferiores debiera ser armónica con el resto de la silueta corporal, sobre todo porque en muchos casos no se pueden ocultar, causando alteraciones psicológicas y sociales en las personas. Los buenos resultados del uso de implantes y una perfeccionada técnica de Cirugía Plástica, entregan gran satisfacción a los pacientes y un cambio importante en su conducta y en su modo de vestir.