Queloides / Cicatrices

Inicio Cirugía y Estética Corporal Queloides / Cicatrices

Marcas que dañan CICATRICES INESTETICAS

En los tiempos actuales de gran competitividad, una cicatriz inestética especialmente en la cara, puede marcar la vida emocional de un menor, o la vida laboral y social de un adulto. Causas de cicatrices inestéticas son cada vez más frecuentes, dada la alta incidencia de quemaduras, actos de violencia y accidentes del tránsito; todos los cuales, por motivos genéticos del paciente o de falta de cuidados especializados, pueden terminar en una marca que lo acompañará y estigmatizará durante toda su vida.

La cicatriz es la marca que queda en la piel después de curada una herida o quemadura y su aspecto puede limitar el desarrollo perso- nal de un paciente. De ahí la importancia de una prevención efectiva o de un tratamiento especializado y oportuno, que minimice las secuelas físicas o psicológicas futuras.
Las características finales de las cicatrices van a depender de una serie de factores, que se pueden clasificar en tres grupos:

I.- Factores propios del paciente:
Los pacientes con piel blanca tienden a cicatrizar, en general, mejor que los morenos; un buen estado nutritivo favorece la buena cicatri- zación; enfermedades como la Diabetes Mellitus pueden ser un factor negativo en el proceso cicatrizal. Por último, aunque nunca se mencione, obviamente una alta colaboración del paciente durante el tratamiento, es uno de los factores claves en el resultado final de una cicatriz.

II.- Factores propios de la herida:
Una herida contusa con bordes irregulares ciertamente tenderá a cicatrizar de peor forma que una herida cortante con bordes netos. El tamaño, el sentido y ubicación de la herida, también juegan un rol primordial en el proceso de cicatrización, así por ejemplo, una herida palpebral vertical, que está contra las líneas de fuerza de la piel producirá un resultado frecuentemente inestética y con alteraciones funcionales en la motilidad palpebral.

III.- Factores propios del tratamiento:
Un tratamiento médico oportuno y especializado, o una derivación precoz, pueden marcar la diferencia en el aspecto final de una cicatriz. Existen variadas técnicas quirúrgicas o medicas, que pueden mejorar el curso de un proceso cicatrizal, obteniendo un mejor resultado final.

Técnicas Quirúrgicas
1. Resección de la cicatriz por sus bordes externos y cierre plástico del defecto: útil en cicatrices hipertroficas o atróficas.
2. Resección de la cicatriz por su borde externo, asociado a un cierre en forma de zetaplastía, que consiste en cambiar el sentido de la cicatriz: útil en cicatrices hipertroficas en pliegues cutáneos, asociadas a retracción funcional (bridas).
3. Resección de la cicatriz por sus bordes internos, dejando algunos milímetros de margen externo: útil en cicatrices queloideas, ya que se asocia a una menor recurrencia.
4. Instalación de expansor cutáneo en zona vecina a la cicatriz, expandiendo en forma ambulatoria la piel, hasta conseguir el exceso cutáneo necesario, para resecar las cicatrices y cerrar el defecto con la piel expandida. Útil en secuelas de quemaduras con cicatrices extensas.

Tratamientos complementarios
El tratamiento quirúrgico de las cicatrices debe ir siempre acompañado de medidas adicionales, que diminuyen posibles recurrencias y mejoran el resultado final. Entre estas podemos mencionar:
1. Uso de cremas postoperatorias específicas para cada caso.
2. Tratamiento fisiátrico compresivo, orientado a la compresión post operatoria de las cicatrices para evitar formación de queloides.
3. Uso de corticoides específicos inyectables, en caso de antecedentes de cicatrización defectuosa queloidea o hipertrófica.
4. Radioterapia: útil en caso de tratamientos de queloides recurrentes.
5. Otras alternativas de menor uso: Terapias con láser, crioterapia y varios medicamentos orales o tópicos diversos, usados según la experiencia de cada Cirujano Plástico en particular.

A modo de comentario final, podemos decir que la cicatrización defectuosa ha sido un problema tratado por los cirujanos desde épocas muy antiguas. En la actualidad, solamente un tratamiento quirúrgico especializado y medidas complementarias han mostrado los mejores resultados a largo plazo, disminuyendo los efectos nocivos de una cicatriz inestética, en los ámbitos personal y social.